María Ignacia Aybar, directora ejecutiva de Fundación 99, participó del panel “Habilidades en el siglo XXI: Desafíos para la admisión en la Educación Superior Universitaria”, el que se desarrolló en el marco del Seminario “Admisión y selección universitaria en Chile: ¿Cómo dar respuesta a los requerimientos y diversidad de talentos de las y los jóvenes del sXXI?”, organizado por el Sistema Único de Admisión (SUA) del Consejo de Rectores de Chile (CRUCH).

El objetivo de introducir las habilidades del sXXI en el curriculum chileno no ha sido exitoso y la limitada evidencia al respecto no es positiva”, dijo Aybar al comenzar la exposición, mientras explicaba que según el estudio CIDEV, los estudiantes chilenos no han mejorado sus competencias en ciudadanía -que consiste en el genuino interés por  involucrarse con otros en el desafío de resolver problemas complejos que impactan la sustentabilidad humana y medioambiental-, o que según datos de Tendencias en el Estudio Internacional de Matemáticas y Ciencias (TIMMS) y  el Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA) se ha demostrado que sólo una porción pequeña de los estudiantes han alcanzado un alto desempeño en las materias de matemáticas, ciencias y lectura.

Ante un público atento, la abogada y profesora planteó algunos de los factores que explicarían la falta de efectividad para introducir una educación del siglo XXI en las escuelas chilenas. Entre los más importantes destacó que los medios para informar la reforma educacional a los maestros no fue efectiva, la dificultad real de seguimiento y acompañamiento de su implementación a causa de la extrema descentralización del sistema y la concomitante pérdida de fuerza del tema en la agenda política.

Frente a este panorama, algunas de las propuestas de Fundación 99 fueron mejorar la capacidad de los profesores, y generar un propósito mayor en las escuelas y en los estudiantes, para que la educación sea vista como una trayectoria en su totalidad.

“Nuestras pedagogías se deben innovar, es necesario que el concepto de “formar profesionales listos para trabajar hoy”, lo reformulemos por “formar profesionales que estén listos para el mañana”, y que tengan herramientas que permitan la innovación, creatividad y liderazgo”, enfatizó.